Por Caroline Gibu

El Informe de Contraloría a la Cuenta General de la República dice “..No nos fue posible validar la ejecución del presupuesto de gastos por S/ 8 586 129 mil…” ¿qué significa?

El Contralor General Edgar Alarcón presentó el miércoles 31 de agosto los resultados de la Auditoría a la Cuenta General de la República 2015 ante la Comisión de Presupuesto y Cuenta General de la República del Congreso.

Quizás esta noticia pasó desapercibida frente a las otras noticias del día, sobre todo porque la Cuenta General de la República (CGR) es un documento desconocido para el común de los ciudadanos, y su auditoría resulta siendo irrelevante. Y la verdad es que sí debería importarnos.

Imaginemos una empresa – ahora que se habla tanto de formalización y emprendimiento sostenible – cuyos dueños reciben de parte del contador un documento que les permite ver si les fue bien o mal durante el año, si tuvieron pérdidas o ganancias, si alcanzaron las metas de crecimiento en ventas que establecieron a inicio del año, entre otros. Eso es la CGR: un documento que explica cómo les fue a todas las entidades del Estado, incluyendo a las empresas públicas. Según la definición en el glosario del propio Ministerio de Economía y Finanzas es un “instrumento de gestión pública que contiene información y análisis de los resultados presupuestarios, financieros, económicos, patrimoniales y de cumplimiento de metas e indicadores de gestión financiera en la actuación de las entidades del Sector Público durante un ejercicio fiscal”.

Siguiendo con el ejemplo de la empresa, los dueños también reciben un informe hecho por un tercero no vinculado que ha verificado que los documentos elaborados por el contador son confiables, y en donde se proponen mejoras para una gestión transparente y eficiente de los recursos de la empresa. Precisamente, ese es el Informe de Auditoría de la CGR: un documento que, acorde con la normativa, permite verificar “la confiabilidad y transparencia en la información y la aplicación correcta de los procedimientos establecidos en su elaboración, comprobando la correcta integración y consolidación en los estados financieros. El informe incluye el estado de la implementación de las recomendaciones y el levantamiento de las observaciones de los ejercicios anteriores”.

Si todos los peruanos queremos un Estado transparente, eficiente e inclusivo, en donde los recursos sean utilizados de manera correcta, tanto la CGR como su Informe de Auditoría, deberían ser de nuestro interés. Pero no lo es, por una sencilla razón: están escritos sólo para especialistas y no para los demás ciudadanos

Aquí van cinco cosas que esperamos de la Contraloría a propósito del Informe de Auditoría a la Cuenta General de la República 2015

1. Contar con un Resumen Ejecutivo Ciudadano:Es cierto, el Informe de Auditoria de la CGR es para especialistas y así debe ser, pero podría también contar con un documento dirigido al ciudadano: un Resumen Ejecutivo en donde de manera sencilla y en lenguaje plano – es decir obviando tecnicismos – explique los principales hallazgos, conclusiones y recomendaciones. El último Informe de Auditoría de la CGR tiene 292 páginas, las conclusiones se exponen a partir de la página 190 y las recomendaciones a partir de la página 196, ¿no sería mejor para los ciudadanos, congresistas y periodistas, contar con un Resumen Ejecutivo? La nota de prensa no es suficiente porque no está adjunta al Informe, y, por tanto, no necesariamente es accesible al ciudadano.

 

2. Uso de infografías y gráficos: El Resumen Ejecutivo puede también contar con gráficos e infografías que ayuden a un lector no especializado – y a muchos congresistas - a entender mejor cómo es el proceso de auditoría, y qué es lo que se ha revisado. Por ejemplo, en la sección Conclusiones del Informe de Auditoría se indica que el universo de entidades públicas al 2015 era de 2,472 entidades, de las cuales 2,436 (98.5% del universo institucional) presentaron la información necesaria para ser incluidas en la CGR. De ellas, la Contraloría realizó un proceso de auditoría presupuestaria a 253 entidades que representan el 80.4% de ingresos y 79.2% de gastos del Estado. Un buen diseñador podría colocar todas estas cifras en gráficos y acompañar una infografía con la descripción del proceso y sobre todo de los objetivos y resultados de todo ello.

 

3. Ayudar al lector a la mejor interpretación de las cifras:Algunos párrafos y cifras del Informe de Auditoría pueden ser claros para el especialista, pero pueden generar inquietudes o interpretaciones erróneas a un lector común – por ejemplo un periodista no especializado. Por ejemplo, en la página 15 acápite 7 se indica lo siguiente “No nos fue posible validar la ejecución del presupuesto de gastos por S/ 8 586 129 mil, por diversas limitaciones de la administración de las entidades públicas en la muestra de auditoría, la cual se ha visto afectada en dicho importe, principalmente por las situaciones siguientes:

- Sistemas de información, de control interno y no acceso a la documentación original que soporta la ejecución del presupuesto de gastos por S/ 7 964 826 mil, en entidades del Gobierno Nacional por S/ 2 758 671 mil (Ministerio de Transportes y Comunicaciones por S/ 2 438 773 mil, Ministerio de Defensa por S/ 253 313 mil, Ministerio de Agricultura y Riego por S/ 14 458 mil, Oficina Nacional del Gobierno Interior por S/ 2 838 mil……”

¿Qué significa ello? ¿Se gastó sin contar con un contrato? ¿Se gastó prudentemente pero no se documentó el gasto? ¿A dónde se fueron más de 8 mil millones de nuevos soles? Sería importante justamente contar con una explicación más cotidiana de algunas cifras presentadas en el Informe de Auditoría.

 

4. Contribuir con la Auditoría Social:A partir de la página 196, el Informe de Auditoría presenta 20 recomendaciones a Poder Ejecutivo, al Poder Legislativo y a la Municipalidad Metropolitana de Lima, muchas de las cuales debieran ser discutidas también con otros actores para evaluar su pertinencia y propiciar no sólo la vigilancia sino la colaboración / co-creación de soluciones conjuntas con empresas auditoras – en el país tenemos cuatro internacionales muy grandes - y sociedad civil.

Como ejemplo, aquí rescato algunas que propiciarían una discusión interesante y posibles soluciones:

. Que la SUNAT incorpore al Sistema de Libros Electrónicos - SLE, a todas las entidades del sector público que conforman la Cuenta General de la República a fin de mejorar la transparencia del proceso de rendición de cuentas y cautela de la documentación que sustenta la gestión de los recursos públicos asignados,

. Que el Ministerio de Economía y Finanzas, a través de la Dirección General de Contabilidad desarrolle los aplicativos informáticos para optimizar la información contable, considerando la realidad logística de las entidades públicas.

 

5. Facilitar el acceso al Informe:El Informe de Auditoría de la CGR está disponible en dos plataformas: En la página web del Congreso y en la de la Contraloría. Sin embargo, el acceso no es inmediato. Hay que entrar a varias ventanas y saber qué es lo que se quiere buscar y en donde puede estar. Sin embargo, una vez que lo encuentras, el gran reto es descargar el documento: en ambas plataformas, el Informe es un gran conjunto de imágenes en pdf que pude ser difícil de descargar. No existe una hoja de cálculo adjunta que permita trabajar con las cifras y gráficos. Disponer de un documento mucho más amigable, permitirá que tanto periodistas como investigadores se apropien de la información, ayuden a su difusión y le den un mayor valor.

 

Mejorar la calidad del gasto requiere también mejorar los procesos de auditoría gubernamental y control social para acabar con la corrupción y el despilfarro, y fomentar una mirada colaborativa en la implementación de mejoras. Confío que el nuevo Contralor y su institución compartan también este enfoque.

 

 

 

 

 

Publicado en Blog

Por Caroline Gibu

El domingo 29 de mayo es el Día del Servidor Público en el Perú, y aunque para muchos la fecha no tiene importancia, quisiera contarte la razón por la que yo sí celebraré ese día saludando a las mujeres y hombres que trabajan en el sector público.

En agosto del 2013, mi madre fue diagnosticada con un cáncer de páncreas en etapa de metástasis. A sus casi 80 años y viviendo más de 50 con sólo un riñón, las posibilidades de operación o quimioterapia eran impensables. Los médicos nos recomendaron mantenerla en casa y darle “calidad de vida” y acompañarla lo más posible en su travesía. Durante los siguientes meses, tuvo varias crisis y varios ingresos a la clínica – que gracias a las tarjetas de crédito pudimos pagar.

Solía acompañarla en su paso por la clínica durante las noches, tiempo en el cual médicos y enfermeras solían entrar y salir de la habitación varias veces siguiendo su rutina de medicinas y chequeos. En algunos casos, existía un trato cordial pero silencioso, “buenas noches” y ya está. Pero otras veces, me tocaban enfermeros o enfermeras con los que me ponía a conversar.  A pesar de estar en un centro de salud privado, descubrí que varios de ellos hacían turnos en centros de salud públicos, porque estaban en entrenamiento o porque la necesidad y el deseo de una vida mejor así lo pedía. Conocí por ejemplo al enfermero internista que también trabajaba en el Hospital Militar, y me contaba sus experiencias asistiendo a ex combatientes heridos en acción que cada cierto tiempo regresaban al Hospital para la revisión de sus heridas: “su reencauchada y mantenimiento anual” me decía el enfermero.

También conocí a una enfermera que además trabajaba en el área de emergencia de un hospital. Ella me decía “en mi hospital cae siempre la víctima, el ladrón y el policía, todos ellos con heridas. La victima muere o se lo llevan sus familiares; al policía lo trasladan al Hospital de Policía; y a nosotros nos dejan a los ladrones. Igual los atendemos a todos, todos tienen derecho a la vida. Trabajar en un hospital público no es fácil, pero si una está allí es por algo más importante que uno mismo”. Vocación de servicio.

Como estas personas, también pertenecí en algún momento al sector público. Trabajé cinco años de mi vida como servidora pública esforzándome por hacer lo mejor para otros, y a partir del 2002 soy parte de Ciudadanos al Día, una asociación sin fines de lucro que promueve la mejora en el Estado destacando buenas prácticas en gestión pública. Durante estos casi 20 años he conocido a muchos servidores públicos, profesionales honestos con una inmensa vocación de servicio – como la enfermera que conocí - y capaces de innovar y generar resultados por el bien común, mejorando las condiciones de vida de muchas personas.  Y a través del Premio a las Buenas Prácticas en Gestión Pública hemos identificado más de 2,000 buenas prácticas de cerca de 600 entidades públicas, y reconocido a cientos de servidores públicos que hacen la diferencia con su liderazgo, dedicación y trabajo en beneficios de la ciudadanía

Existe corrupción e ineficacia en el Estado, no lo niego y hay que erradicarla, pero también existen servidores públicos íntegros, innovadores públicos que nadie ve, a quien nadie saluda ni da las gracias y que trabajan anónimamente por mejorar la prestación de servicios del Estado.

Este 29 de mayo yo sí celebraré saludando a los servidores públicos peruanos en su día, y te invito a hacerlo por 3 razones:

1.Según las estadísticas nacionales, existen cerca de 1 millón 400 mil servidores públicos, 46% de ellos son mujeres. En estas cifras se incluye a todas las entidades del gobierno nacional, gobiernos regionales y municipalidades. Incluye también a los médicos y enfermeras, a los policías y militares, a los profesores. Estoy segura que conoces en tu entorno a un familiar, amigo, o vecino que es o fue un servidor público integro y/o con mucha vocación. Estoy segura también que alguna vez te topaste con un servidor público servicial e interesado por los demás. Salúdalos y agradéceles en su día #ServidorPúblicoPeruano

2.Si resulta que eres un servidor público, que como toda persona tiene aciertos y errores, que lidia con la escasez, pero que quiere lo mejor para los otros, para los ciudadanos a quienes te debes; mujeres y hombres en la función pública siéntanse orgullosos y saluden a quienes como tú trabajan por un país más integro, justo, inclusivo y solidario #ServidorPúblicoPeruano.

3.Si resulta que no conoces a nadie que labore en el sector público, o que por el contrario te has llevado mil y un sinsabores con servidores públicos corruptos, poco amables o ineficaces y deseas que las cosas cambien, recuerda el día del servidor público y contribuye con contagiar y destacar lo bueno, lo positivo, los valores y capacidades que esperamos se generalice en el Estado, a todos sus niveles. #ServidorPúblicoPeruano

Mi madre murió a principios de enero del 2014, y nunca olvidaré cómo ella agradecía a todos, en particular a quienes conoció en sus días en la clínica, a médicos, a enfermeros y enfermeras. La forma como ella saludaba y daba las gracias, de una manera tan profunda, natural y siempre con una sonrisa, aun cuando el acto era discreto, es la enseñanza más grande que nunca olvidaré. Y es algo que sinceramente trato de hacer, y que mi hija, a sus casi 6 años aprenda y practique.

Gracias servidores públicos por esforzarse día a día, por estar allí para los demás, porque a pesar de lo avanzado, aún resta mucho por hacer y contamos con ustedes para lograr un Estado moderno, íntegro y al servicio de todos los peruanos. Gracias #ServidorPúblicoPeruano

 

Publicado en Blog
Miércoles, 09 Diciembre 2015 19:44

Sobre la educación que queremos

Por Caroline Gibu

Hace unos días asistí a la Ceremonia de Premiación del III Concurso Nacional de Buenas Prácticas Docentes, una iniciativa del Ministerio de Educación para identificar y reconocer la innovación docente para mejorar el aprendizaje de sus estudiantes, y del que fui miembro del Jurado calificador junto con un grupo de los más notables especialistas en educación de quienes he aprendido mucho, dado que la pedagogía no es mi especialidad como sí la innovación en la gestión pública.  Lo interesante del Concurso Nacional de Buenas Prácticas Docentes es que no sólo brinda incentivos a los profesores sino que documenta y comparte las buenas prácticas identificadas con otros docentes a nivel nacional a través de publicaciones y talleres. Por ello, el Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública de Ciudadanos al Día premió en el 2015 esta iniciativa – aunque suene como trabalenguas, un Premio premió a otro Premio por premiar la innovación y generar conocimiento.

La Ceremonia se realizó en la Institución Educativa Teresa González de Fanning, colegio del que egresé en el año 1987 y que no había vuelto a visitar desde el año 2002. Pasé 11 años de mi vida escolar en “el Fanning”, con profesoras asombrosas como Nancy del Carpio en primaria o Betty Martinez  en secundaria, que con muchas limitaciones trataban de forjar en nosotras un espíritu crítico además de transmitirnos conocimiento. Recuerdo aun los salones de los pabellones de primaria, cuyas carpetas cada año los padres de familia tenían que pintar o los salones de secundaria, algunos aun de madera, que crujían con nuestro paso. Recuerdo el viejo auditorio también de madera en donde se realizaban las actuaciones principales y que demandaba a gritos ser reparado.  En mi último año de estudios, teníamos 15 salones en el turno mañana e igual número en la tarde con 60 chicas por salón. Una generación que estudiaba con toque de queda, con bombas y muerte en la calle producto del terrorismo, y con colas constantes por la hiperinflación.

12034451 677270405742339 6798675042060864281 o

Foto con mi promoción de 6to año, cuando la primaria de "el Fanning" aún era mixta (1982)

De mi antiguo colegio ya no queda casi mucho, hoy se han levantado allí modernas aulas y un auditorio muy bien equipado.  Me dio pena no volver a ver las antiguas aulas de madera, pero me sentí feliz al ver una nueva infraestructura que invita al estudio, con paredes pintadas y patios limpios, como debe ser. Todos los y las estudiantes del Perú merecen estudiar en esas condiciones: en colegios con infraestructura bien implementada.

DSC 0284

Foto de como se ve ahora el colegio (2015)

Sin embargo, lo más importante de ese día fue conocer a la profesora Socorro Grados Santibáñez, una profesora de la institución educativa que nos acogía, que ha logrado promover el interés por la cultura de los afrodescendientes entre sus alumnas, en particular dar a conocer el aporte de ilustres afrodecendientes peruanos, y sobre todo, ahondar en temas como la discriminación y el racismo que socaban una identidad multiétnica peruana.  Por su práctica “Rescatando las raíces afroperuanas” la profesora Grados Santibáñez  ganó el Concurso Buenas Prácticas Docentes en la subcategoría Desarrollo de la competencia de ciudadanía democrática en el ejercicio de los derechos, deberes y responsabilidades.  La práctica me pareció muy valiosa no sólo porque las Naciones Unidas ha declarado el periodo 2015 – 2024 como el Decenio Internacional para los Afrodecendientes  sino porque pone énfasis en aspectos de educación ciudadana necesaria para tener una sociedad sostenible y solidaria.  Todos los y las estudiantes del Perú merecen estudiar con docentes innovadores que brinden conocimientos y buenas prácticas para el ejercicio de derechos y deberes ciudadanos.

La profesora Socorro Grados Santibañez empezó a enseñar en “el Fanning” hace 22 años, así que nunca nos conocimos y no tuve la suerte de ser su estudiante, pero esa noche no pude evitar acercarme y tomarme una foto con ella.  Me emocioné al ver su emoción,  al sentir sus palabras conmovidas y el orgullo con que mostraba su diploma y su medalla.  Reconocer y felicitar es el mejor regalo.

DSC 0308

Foto con la Profesora Socorro Grados Ibañez, una de las ganadoras del III Concurso Buena Prácticas Docentes(2015)

Han tenido que pasar tres gobiernos para que la educación pública esté mejorando. No ha sido producto de un solo gobierno, sino de un esfuerzo continuado de varios ministros y de un consenso de trabajo común entre el sector público, el sector privado, la academia y la sociedad civil para poner nuestra educación como prioridad en las políticas públicas. Debemos seguir así, todos juntos, apostando por la educación, mejorando la infraestructura y mejorando el desempeño de nuestros docentes, con capacitación e incentivos.  Pero sobre todo, debemos invertir en educación ciudadana de padres e hijos, pues de ello depende que tengamos una mayor institucionalidad en democracia, tan necesaria para los que quieren que el Perú sea un país de primer mundo.

Publicado en Blog

Por Caroline Gibu

El día jueves 5 de marzo iba camino a una entrevista de televisión, y para ello tuve que pasar por la Avenida Salaverry. Conozco muy bien sus cruceros, las zonas de embotellamiento, y las horas donde es mejor evitarla, mi vida trascurre por allí. A lo largo de dicha avenida se ubican dos ministerios, un hospital de gran envergadura, tres universidades, un hotel de cuatro estrellas, un gran complejo habitacional – además de los nuevos edificios multifamiliares que se han construido en los últimos años - y un nuevo e importante centro comercial. Y es una de las vías más transcurridas para desplazarse desde el Centro de Lima hacia el distrito de San Isidro, pasando por los distritos de Jesús María y Lince.

Cuando llegué a la entrevista, el conductor del programa me preguntó, entre otros temas, qué pensaba sobre la propuesta de la municipalidad de Jesús María de incorporar un tercer carril en la Avenida  Salaverry con el fin de mejorar el tránsito y a su vez la calidad de vida de los vecinos. Mi respuesta giró en torno a tres aspectos, que con mayor detalle expongo aquí:

 

1. La mejora de la infraestructura

No es ya novedad escuchar que nuestra Lima ha crecido en forma desordenada y, en muchas zonas, la infraestructura para peatones y vehículos no es suficiente ni adecuada.  Y no solamente hago referencia a las pistas y veredas, sino también a los mecanismos de control y a las señales de tránsito. Miren por ejemplo esta foto tomada de Google Maps del cruce de la Avenida Salaverry con la Avenida San Felipe en donde transitan autos de transporte público, privado, carga pesada, motos y bicicletas por ocho vías (entre calles y avenidas) y una ciclovía. En dicho cruce no hay semáforos ni policías de tránsito y los embotellamientos en horas punta están a la orden del día.

 

San Felipe

Foto: Google Maps

Ahora miren esta otra foto tomada también de Google Maps del cruce de la Avenida Salaverry con la Avenida Huiracocha en donde un gran número de autos en hora punta ingresan desde esta última a Salaverry. Tampoco existe semáforo o mecanismo de control que permita un tránsito ordenado y fluido, no sólo para los vehículos sino para los peatones que cruzan dichas avenidas. Pensar en cruzar con una silla de ruedas o coche de bebé resulta impensable en este lugar.

 Huiracocha

 Foto: Google Maps

 

2. La participación ciudadana

 

Mejorar el transporte público implica conocer la opinión de los vecinos, conductores y transeúntes como también de quienes dirigen y utilizan las instituciones públicas y privadas adyacentes. Y en la Av. Salaverry tenemos de todos esos actores. ¿Qué opina la señora vecina respecto al tránsito? ¿Qué opina el joven universitario? ¿Qué opina el gerente del hotel? ¿Y el que hace ejercicio a lo largo de la avenida?. 

Desarrollar una consulta ciudadana es una tarea ardua pero posible. La Municipalidad Distrital de Miraflores nos da un ejemplo: a través del Programa Ciudad de los Niños ha logrado incorporar la opinión de niños y niñas en la planificación de la infraestructura y seguridad del distrito así como en las actividades de desarrollo social y cultural: parques más amigables para niños y niñas, incluso con discapacidad; mejora del tránsito de vehículos; pulseras con los números telefónicos de alerta, son una muestra de los resultados logrados. Esta práctica fue finalista en el Premio Buenas Prácticas de Gestión Pública 2013 y una de las 10 mejores prácticas de participación ciudadana a nivel internacional premiada por el Open Government Partnership Award 2014.

 Y un proceso de consulta ciudadana para la actual gestión municipal de Jesús María no es algo nuevo y ajeno: en el año 2006, la práctica “Niños, Niñas y Adolescentes: De Excluidos a Protagonistas del Desarrollo del Distrito de Jesús María” fue certificada como Buena Práctica en la Categoría Consulta y Participación Ciudadana del Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2006.

3. La tercera vía: Educación Ciudadana

Los vehículos no son seres vivos que transitan por sí solos. Somos las personas quienes vamos al volante – sea de un auto, taxi, bicicleta, bus o camión. Y somos también personas las que subimos y bajamos de los vehículos, cruzamos la pista, o utilizamos las veredas.

Y aquí está la pregunta clave: ¿Ampliar un carril mejorará el tránsito y la calidad de vida en la avenida Salaverry?  En ausencia de educación ciudadana, lo más probable es que no.  Aun teniendo más espacio es probable que algunos malos conductores bloqueen las intersecciones sin respetar los semáforos, que los peatones no crucen en las esquinas o por las zonas señaladas, que el bus o combi recoja un pasajero en un lugar distinto a un paradero, que nadie sepa que son esas líneas verdes por donde tienen que ir las bicicletas, que un taxista se cuadre en doble vía para esperar pasajeros en el centro comercial, que nadie respete al policía – y que encima, la insulten por ser mujer - y así puedo continuar…!

La tercera vía, la de la educación ciudadana, es un camino más largo pero mucho más seguro en términos de gobernabilidad. Y este trabajo no es sólo de un municipio, ni de un colectivo ciudadano, ni de una entidad de control. Es un trabajo conjunto.

Me encantaría ver a todos los municipios, instituciones públicas y privadas, entidades educativas, centros comerciales, y sobre todo vecinos emprendiendo una gran coalición para educar a peatones y conductores a lo largo de la avenida Salaverry. ¿Se imaginan ver a los estudiantes de esas tres universidades - dentro y fuera de su alma mater –  realizando acciones para educar y promover buenos usos de la vereda y la calzada?. ¿O ver a las entidades públicas y a las empresas educar a sus trabajadores en el correcto uso de la avenida?. Aplaudiría con entusiasmo las veedurías y colectivos sociales formado por vecinos y vecinas que califiquen a los conductores – por ejemplo con señales de “like” y “no like” como lo hizo en su momento Antanas Mockus con las tarjetas ciudadanas cuando fue alcalde de Bogotá. Felicitaría un trabajo conjunto de la policía, el serenazgo y los inspectores de tránsito a lo largo de los cuatro distritos.  Y ahora cuánto se puede hacer con las tecnologías de información, como lo han demostrado nuestros amigos de Datea.pe y Liga Peatonal

Una política pública efectiva de mejora de transporte tiene que incluir la infraestructura, pero también la participación y la educación ciudadana. Para mí, esos son los tres carriles del desarrollo.

Gracias por leerme. ¿Cuéntame lo qué piensas?

Publicado en Blog

Por Caroline Gibu

Tengo una hija de 4 años que el 9 de marzo iniciará el año escolar. Ella es alegre, curiosa, y habla todo el tiempo: lo que soñó la noche anterior, lo que “piensan” sus muñecos, lo que hizo su amigo en el último cumpleaños, y así puede pasarse todo el día. La amo por existir, desde que estuvo en mi vientre, y porque redescubro el mundo a través de sus ojos. Mi vocación de activista social se reafirma con ella. Una vez me reclamó porque en un improvisado e informal discurso –muy nerviosa yo en mi papel de madre-  felicité a las mamás y a sus hijos. ¿Por qué no felicitaste a las hijitas? me dijo, recordándome para siempre y para toda la vida que la perspectiva de género no es sólo cuestión de gramática sino que tiene rostro, de quien más amas.

 

Quiero para ella una buena educación, en donde su padre y yo podamos participar para ayudarla a aprender, a tomar sus propias decisiones, y a actuar por el bien de ella misma y de los demás. Quiero lo que muchos peruanos y peruanas quieren para sus hijos e hijas, en un país como el nuestro en donde en los últimos 30 años de lo único que he oído hablar sobre educación es la situación paupérrima del sistema.

 

Sin embargo, hoy tenemos buenas noticias. Los resultados de la Evaluación Censal de Estudiantes 2014 (ECE 2014) nos ha llenado a muchos de especial entusiasmo, alcanzando primeras planas y titulares en los medios de comunicación. Y es que lograr que a nivel de nacional el 44% de estudiantes de segundo grado de primaria comprenda lo que lee (aumento de 11 puntos porcentuales respecto al 2013) y que el 26% de estudiantes dicho grado académico alcancen niveles satisfactorios en matemática (aumento de 9 puntos porcentuales respecto al 2013), representa un logro importante. Hablando sencillo: no sólo es que tu hijo o hija  ha crecido tanto para llega a tocar los botones del ascensor cuando antes no daba la talla para hacerlo, sino que también lee y comprende las instrucciones del ascensor, y además puede determinar cuántos pisos hay entre el quinto y el décimo cuarto.

 

Los resultados de la ECE 2014 nos indican que hemos ido y vamos por buen camino, porque no ha sido un trabajo de un año sino de muchos años. En Ciudadanos al Día podemos dar evidencia de ello pues a los largo de los últimos 10 años del Premio a las Buenas Prácticas en Gestión Pública, el Ministerio de Educación ha logrado contar con 24 casos certificados, ganando en tres oportunidades. En el 2014 la campaña del Buen Inicio del Año Escolar 2014  recibió el máximo galardón por justamente aprender de las lecciones de años anteriores, y generar sistemas predecibles para que los docentes, los textos escolares, el material pedagógico y la infraestructura educativa estuvieran a  tiempo y en óptimas condiciones para el inicio de clases. Todo ello influye para que los estudiantes puedan aprender en mejores condiciones.

 

Un dato adicional de la ECE 2014 que me parece muy importante destacar es que al parecer hay una relación entre la mejora en el logro educativo en segundo grado de primaria y la educación en la primera infancia: existe un incremento en la proporción de estudiantes evaluados que han asistido a educación inicial (79% en el 2013 a 88% en el 2014). Es decir que la mejora en el rendimiento de los niños y niñas de segundo grado tiene relación con ese esfuerzo de hace cuatro o cinco años donde los padres de familia decidieron apostar por inscribirlos en el nido y los docentes de educación inicial mejoraron su desempeño. Como ven, todo está concatenado, la educación de calidad requiere esfuerzos conjuntos y de largo aliento.

 

Como toda evaluación, lo más importante es qué hacer con los resultados. Por ello, contar con herramientas como el Sistema Consulta de Resultados de la Evaluación Censal resultan importantes para los docentes y los padres de familia: instructivos y guías prácticas se ponen a disposición para socializar los resultados y mejorar lo que se deba mejorar. Pero también se puede apostar por compartir experiencias desde los propios docentes, y por ello iniciativas como el Concurso de Buenas Prácticas Docentes del propio Ministerio de Educación, hace posible que se puedan replicar lo que sí funciona, e incluso inspirar a otros en situaciones adversas, como se puede leer aquí

 

En un año pre electoral, me preocupa que este buen camino tenga giros repentinos o retrocesos por lo que confío en que las reformas en educación sean mejoradas, impulsadas pero nunca detenidas. Los niños y niñas que empiezan el año escolar se lo merecen.

 

¡Gracias por leerme y que empiece el intercambio de ideas!!

Publicado en Blog
Viernes, 20 Febrero 2015 15:20

¿Quiero ser formal?

Por: Caroline Gibu

 

Días atrás escuchaba por la radio una discusión sobre cómo promover la formalidad de las pequeñas y medianas empresas respecto a la contratación de sus trabajadores, a propósito de la derogada Ley Pulpín. Uno de los comentarios que más me llamó la atención era el que proponía la simplificación de trámites, la dotación de incentivos económicos, el acompañamiento técnico y la capacitación. Con ello, decía el comentarista, se mejoraría la productividad de la empresa, incrementaría sus utilidades y por ende podría remunerar mejor a sus trabajadores y cumplir poco a poco con los requisitos de ley. 

 

Y allí, inmediatamente me vinieron a la cabeza varias preguntas: ¿todos esos incentivos y logros llevarán al emprendedor a pagar mejor a sus trabajadores, a pagarles el seguro social? O será que el excedente lo utilizará para invertir en la infraestructura de la empresa, mejorar su propia casa, o enviar a su hijo a la universidad. ¿Este emprendedor más productivo pagará impuestos? ¿Comprará a proveedores formales y les exigirá factura? ¿Qué motiva realmente a una persona a cumplir con la ley?

 

El día martes 10 de febrero en la Universidad del Pacífico se presentó el Informe sobre el Desarrollo Mundial: Mente, Sociedad y Conducta que hace un análisis de cómo las personas tomamos decisiones y cómo éste proceso debe ser considerado para el desarrollo de políticas públicas. Esta interesante infografía resume las principales ideas del Informe que en líneas generales cito casi textualmente aquí:

 

“Los economistas típicamente suponen que las personas toman decisiones racionales - sopesan adecuadamente las opciones, analizan toda la información disponible, y toman decisiones individualmente. Estos supuestos no son suficientes… las personas pensamos automáticamente (tendemos a pensar rápidamente y buscamos atajos mentales); pensamos socialmente (cooperamos en la medida que otros hagan lo mismo, y confiamos en redes y normas sociales); y pensamos con modelos mentales (no inventamos nuevos conceptos, sino que más bien utilizamos modelos mentales extraídos de la sociedad y de una historia compartida)”.

 

Y justamente el arte de poder llevar a buen término cualquier reforma en el Estado es entender estos tres tipos de pensamiento, y aplicar buenas prácticas tomando en cuenta los mismos.

 

Así por ejemplo, pienso que los procesos de simplificación administrativa están orientados al pensamiento automático: a nadie le gusta que le den 20 requisitos y tener que recorrer varias ventanillas para hacer un trámite; a nadie le gusta que le hablen en difícil. Menos requisitos, menos pasos, más información sencilla, mejor para el ciudadano. Exporta Fácil es un caso de éxito de este tipo: Permite a pequeños y micro empresarios exportar productos por valores no mayores a US$5,000. Todos los formularios se llenan en línea disponible las 24 horas del día. Ello ha llevado a que los montos de exportación pasen de US$ 205,586 (2007) a US$ 3´375,178 (2013). Por esta práctica la Sunat ganó el Premio a las Buenas Prácticas en Gestión Pública 2008 en la Categoría Simplificación de Trámites.

 

Por otro lado, aquellos procesos de transferencia de tecnología a través de pares y los mecanismos de autocontrol comunitario están vinculados con el pensamiento social: la comunidad es un referente importante – de reconocimiento y de sanción -  para la toma de decisiones de los individuos. El resultado que ha tenido el programa Mi Chacra Emprendedora - Haku Wiñay nos da un ejemplo de la aplicación de una política de inclusión social tomando en cuenta el pensamiento social. En este programa se conforman núcleos ejecutores que se autogestionan sobre la base de la colaboración con el fin de mejorar los sistemas productivos de familias rurales de una comunidad. La transmisión de conocimiento se realiza de campesino a campesino, promovido por talentos locales o “yachachiq” (en quechua: líder que enseña) quien es un referente reconocido por la comunidad. Para el año 2013, Haku Wiñay logró que 3,855 familias de Ayacucho, Abancay, Huánuco y Huancavelica contaran con sistemas de riego, y que 2,500 familias de dichas zonas contaran con viviendas saludables (¿se imagina lo difícil que debe ser cambiar las costumbres locales para instalar cocinas mejoradas, agua segura y manejo de residuos sólidos?). Por ello, Foncodes ganó el Premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2014 en la categoría Inclusión Social.

 

Quizás lo más difícil para quienes diseñan las políticas públicas es romper con modelos mentales preconcebidos en la sociedad. Sobre todo con aquellos modelos arraigados en las personas respecto a la administración pública: para muchos las instituciones del Estado no funcionan y nunca funcionarán;  existe y siempre persistirá la corrupción porque prima la impunidad; de nada sirve cumplir con la ley porque siempre habrá otro que no la cumpla y me ganará por puesta de mano, y que nada de todo esto cambiará. No dejan de tener razón pero sería erróneo quedarnos allí. Demostrar que algunas instituciones públicas son eficaces y eficientes, que imponen consistentemente premios y sanciones, y que son justas y transparentes en sus decisiones aportará a cambiar esos modelos.

 

Y en el caso de la informalidad en el empleo, las evidencias que trae el Informe parecieran indicarnos que debemos implementar reformas que apunten a la simplificación de trámites, a la formación de capacidades, a los mecanismos de premio, control y sanción, y al fortalecimiento de instituciones, pero también a la formación de referentes sociales y a la difusión de ejemplos concretos – incluso en la formas más lúdicas e inusuales - que ayuden a cambiar conductas y que rompan con la idea que la formalidad no trae beneficios (tanto para el empleador como para el empleado). Para ello, el diseño de la política debe ser multidiciplinario y no basta con una visión económica y racional del tema: implica incorporar a profesionales provenientes de la psicología, sociología, la comunicación entre otros en el diseño y, cada vez más, escuchar, entender y retroalimentarse de las voces de quienes son el público objetivo de la política pública.  

¡Gracias por leerme! ¡Y que empiece la conversación!

 

 

 

 

 

 

Publicado en Blog

Contenidos del Blog

CAD